Algunos componentes de los sofas de segunda mano

sofas de segunda mano

 

¿De qué manera advertir la densidad de los cojines? Por el tono de la espuma.
Pídele al vendedor que te enseñe la espuma de los asientos, si es de color amarillo-beis son las más blandas, D20. Si son de color azul tiene una densidad media D25 kg. La de color verde es dura, con una densidad D30 kg y la extra firme es la de color blanco con D40 kg.

Es posible que asimismo te encuentres la espuma cubierta con nuevos materiales como la viscolástica. Te aportará una sentada de confort, recobrando la forma del asiento de forma inmediata, y no te va a quedar indicio de las antiestéticas bolsas o bien arrugas.
En lo que se refiere al grosor, es cuestión de estética. En algunos sofás, se emplean trucos para quitar materiales. Fíjate en el grosor del asiento con la vista de sección, por el lateral, y mete la mano. Te puedes encontrar, con que el grosor no corresponde a la vista frontal o bien la que te ha comunicado el vendedor.
En los sofas de segunda mano, mientras que lo sepas no hay inconveniente, mas no pagues de más, sea que te “vendan” una cosa y sea otra.

¿Con mecanismos? Si se piensa en un sofá con asientos deslizantes manuales, es un mecanismo que lleva unas guías que amplían la profundidad del asiento. Al emplearlo no es recomendable sacarlo completamente, pues de esa forma forzamos las guías y tendemos a plegar el borde del asiento. Mejor dejarlo unos cm metidos.

El motor para transformar un sofá en un sillón de relax es el más valorado. Si bien hay siempre y en todo momento ciertas renuencias por si acaso se estropea, te voy a decir que es una pieza pequeñísima y más fácil de lo que te puedas imaginar y es el que menos inconvenientes acostumbra a dar. Tanto si es manual como de motor ten presente que sea de “pared cero”, eso quiere decir que se desliza cara adelante.

Y para finalizar la elección del material y color. Acostumbra a ser lo que más nos cuesta decidir. Te recomiendo, que lleves en el móvil unas fotografías de tu salón o bien espacio donde va a ir situado el sofá, vas a poder regular más fácilmente los muebles, el suelo, el tono de las paredes e inclusive las cortinas, con el material escogido. Todo cuenta para armonizar el entorno y escoger la textura y color más conveniente para nuestro sofá.

Te recomendamos en Vacia tu Casa, siempre y en toda circunstancia colores neutros para estancias como el salón de tu casa, si es para espacios más informales puedes atreverte con un abanico de colores más vivos. Los estampados resérvalos solo para los cojines ornamentales. Ten presente que el textil de base lo tendrás en todas y cada una de las estaciones del año, lo que sí vas a poder cambiar con más sencillez son los cojines ornamentales conforme la época. Más invernales o bien veraniegos conforme te apetezca.

Considera incluir una alfombra para definir el espacio del salón. ¡Visten mucho! Las hay de materiales muy lavables tipo moqueta, que con pasar una fregona con limpiador suave la puedes mantener limpia todos los días.

Algunos materiales de los sofas de segunda mano

sofas de segunda mano

Los sofás están compuestos de diferentes materiales, según sea su destino en la confección de los mismos.

Tapicería: Existe una gran pluralidad de tapicerías: telas antimanchas, piel sintética, piel natural y otras materias naturales como el algodón o bien el lino, entre otros muchos.

La tela sintética es sensible al calor, es muy resistente, se arruga poquísimo y fija realmente bien los colores. Respecto a su cuidado ha de ser lavada con agua templada y planchada al vapor. Asimismo tienen la particularidad de que pueden ser mezcladas con fibras naturales, lo que hace que tengan mayor resistencia y durabilidad sin perder las peculiaridades naturales (aspecto, tacto, etcétera).

Las peculiaridades de las telas naturales, como el algodón y el lino, es que no fijan completamente bien los colores y tienden a arrugarse sin un tratamiento singular, mas al unísono presenta ventajas como alta resistencia al rasgado, al roce y a la suciedad, son frescas, flexibles y agradables al tacto. Además de esto, hay que decir que en la actualidad la enorme mayoría de los sofás, son desenfundables, lo que deja lavar con mayor sencillez las telas y que su mantenimiento sea más asequible y fácil.

Rellenos: La gran mayoría de los sofas de segunda mano, vienen rellenos generalmente con espuma de poliuretano. Su calidad depende de la densidad de la espuma, y conforme sea esta va a tardar aproximadamente en desfigurarse. Un sofá de calidad se nota duro y suave, uno de mala calidad blando y poroso. Los sofás asimismo pueden venir rellenos con fibra de poliéster (se aplana de forma rápida) o bien de plumas (son cómodos, mas pierden la manera, se compactan y es preciso ahuecarlos prácticamente toda vez que se empleen). Lo más conveniente es una mezcla de plumas y espuma o bien fibra de poliéster. Los almohadones individuales le van a dar un aspecto mullido y las planchas uno más recto y abierto, pero menos agradable.

Marco del sofá: Las patas son la base del sofá y es conveniente que estas formen una parte de la estructura, para de este modo lograr mayor solidez. Los materiales más aconsejables por su durabilidad son el roble, el fresno y la haya, si bien asimismo son las más caras. Los marcos en aglomerado, plástico o bien metal no son por norma general usados pues tienden a desfigurarse y agrietarse.
Si tienes inconvenientes de espacio o bien precisas camas auxiliares, en Vacia tu Casa encontrarás los sofás cama como una solución. Existen multitud de modelos y diseños y son muy prácticos pues cumplen una doble función.

Un sofá es conveniente que sea algo duro, pues con el tiempo y el empleo que se le va a dar, terminará por hundirse y desfigurarse.
En el momento en que te sientes son dos los aspectos que debes tener en cuenta: a fin de que sea más simple incorporarse las caderas jamás debes quedar en un plano inferior a las rodillas, al respaldar la espalda con el respaldo del sofá, tenemos de poder reposar los pies en el suelo y tampoco debe presionar el borde del asiento la parte trasera de la rodilla.