Subrogacion de las hipotecas

Incluso en las mejores hipotecas, se permite pasar el crédito hipotecario de una entidad a otra para beneficiarse de mejores condiciones.

La mejora de las condiciones de la hipoteca, es prioritario para miles de familias españolas. Para conseguirlo, tenemos dos fórmulas: subrogación y novación. La primera se trata de cambiar el crédito a otro banco financiero, con el fin de conseguir una bajada en el tipo de interés del préstamo hipotecario. Es una estrategia, muy usada por las entidades para la captación de dinero nuevo, pero aunque puedan mejorar las condiciones, la rebaja no es sustancial. Con la novación, el hipotecado cambia las condiciones del préstamo, en el banco o caja donde ya lo tenía contratado.

El cambio de entidad

Las subrogaciones de hipoteca, es una más de las modalidades de las entidades para captar nuevos clientes. Con ella podemos conseguir mejoras pero, en bastantes casos, el fin último de los bancos y cajas de ahorros es fidelizar al cliente, a quien se obliga a suscribir algún producto de la entidad (seguro, plan de pensiones, etc.) o a domiciliar sus ingresos y los principales recibos domésticos.

Cuando se quiere cambiar las condiciones de la hipoteca, primero deberemos efectuar un estudio comparativo de la oferta. Más tarde, simular la cuota mensual para conocer el ahorro, que supone cambiar el crédito a la nueva entidad. Si la diferencia es muy pequeña, el traslado no valdrá la pena.

Debemos tener presente, tras una subrogación los temas de amortización, plazo y comisiones bien sean de cancelación, como de subrogación.

Fuente: www.fercogestion.com/es/simulador-hipoteca hipotecas