Nos gusta mucho los muebles y decoracion de estilo vintage

 

muebles vintage

Para comenzar, ¿qué consideramos como ‘vintage’? Y en consecuencia, ¿exactamente en qué se fundamenta este estilo? Vayamos por partes. El término inglés ‘vintage’ hace referencia a ‘aquello que ha sido utilizado, mas que aún está en buen estado’. Otra de sus acepciones hace referencia a ‘lo viejo, proveniente de temporadas pasadas y que es salvado como una pieza de gran valor’. De esa forma, nos aventuramos a delimitar lo vintage como ‘todo objeto producido en una temporada pasada, envuelto por velo de encanto, melancolía y romanticismo, que decidimos salvar de un cuarto trastero y transformarlo en una parte de la decoración de nuestro hogar’.

Cuando pensamos en muebles vintage, pensamos, de forma inmediata, en piezas de estilo tradicional o bien provenzal efectuadas con maderas de genial calidad y bonitos diseños efectuados por un especialista artesano. Estamos en lo correcto, mas tenemos que agregar un punto más: en general, están patinados en blanco o bien en un tono marfil suavísimo.

Esta estética muy de tendencia a inicios del siglo XX (años treinta-cuarenta) que echaba la vista atrás y se inspiraba en los modelos creados en los siglos XVIII y XIX, que renovaban con accesorios más modernos y con un aspecto más fresco. Esta mezcla de tendencias reunida bajo la clasificación de vintage, daba sitio a un estilo muy elegante y de aire romántico, definido por un amor cara las formas tradicionales y majestuosas.

muebles vintage

La pátina blanca o bien el mueble decapado, los tapizados florales y la combinación con otros materiales como la forja y el mimbre, le dan un aire más relajado y campestre, pero sin parar de ser muy complejo y chic. Estos elementos así como los muebles vintage tapizados en capitoné, las patas tipo Chippendale y el rozado propio, que lo hace parecer utilizado, son las claves de esta estética tan en apogeo.

En todas y cada una de las estancias, no debemos olvidar agregar alfombras con un estampado tradicional, floral o bien plano que complete la decoración, como unas majestuosas lámparas de cristal complementadas por otras con pantallas de muselina y brazos de cobre.
Una estética señorial a la que podemos incorporarle nuestros accesorios. Estos nuevos elementos pueden aportarle a nuestra decoración de estilo vintage, un aire más fresco, campestre y natural.
De esa forma, es recurrente ver en diferentes interiores inspirados en este estilo: cajas de madera recuperadas y acumuladas en cualquier rincón, sobre las que ponemos bonitos ramilletes florales; maletas viejas transformadas en mesas de centro o bien mesitas de noche; palanganeros viejos reconvertidos en lavatorios y útiles familiares, empleados como jarros o bien accesorios ornamentales colgados en una pared.