Nombres de los casos que se pueden dar en las HIPOTECAS BARATAS

hipotecas baratas

Cláusula de subrogación en las hipotecas baratas

 Aparece especialmente cuando el inmueble se adquiere de manera directa del promotor o bien constructor, mas es poco frecuente entre particulares. Reemplazar al hipotecado implica, que todas las previsiones del préstamo hipotecario subscrito entre el vendedor y la entidad nos van a ser aplicadas cuando firmemos la subrogación, salvo si se dice de manera expresa lo contrario. En consecuencia, cuando se habla de subrogación, va a haber que examinar así mismo al detalle el préstamo original. Existen dos tipos de subrogaciones en las hipotecas baratas: las de acreedor y la de deudor. A través de la primera, se traslada el préstamo a otra entidad financiera; con la segunda, se reemplaza el titular de una hipoteca por otro que adquiere la residencia y se encarga de la titularidad del préstamo.

Carencia en las hipotecas baratas

Es un periodo en el que solo se pagan intereses y no se amortiza capital. Su duración máxima no suele sobrepasar los veinticuatro meses. Así, el hipotecado puede hacer en frente de momentos financieros bastante difíciles sin incurrir en un impago. Como contraparte, el préstamo se va a encarecer, puesto que el capital no pagado se distribuirá en las cuotas siguientes, con lo que estas van a ser más elevadas y así mismo va a subir el costo en intereses.

Quita en las hipotecas baratas

 Es el pacto al que llegan banco y también hipotecado a fin de que este último devuelva al primero una parte de la deuda, perdonándole el resto y renunciando de esta manera a su derecho a demandarlo. La quita de la deuda, puede generarse por iniciativa del deudor, del acreedor, o bien de ambos. De esta forma, en casos de impago por insolvencia del deudor, el acreedor se garantiza el cobro de, cuanto menos, parte de la deuda.

Beneficio de excusión en las hipotecas baratas

Es el derecho, que tiene la persona que se compromete a aceptar la deuda hipotecaria de otra, para oponerse a la ejecución de sus recursos, prestados en garantía del pago de la deuda, hasta el momento en que el banco no haya ejecutado todos y cada uno de los recursos del deudor principal.

En los contratos de las hipotecas baratas, aparecen palabras de las cuales no sabemos su significado y que en este pequeño artículo te aclaramos algunas de ellas

 

 

hipotecas baratas

Clips hipotecarios (swaps) en las hipotecas baratas

Eran unos seguros, frente a las subidas de los tipos variables de las hipotecas. Comenzaron a aparecer con determinada frecuencia en las hipotecas firmadas desde los años dos mil ocho y dos mil nueve, en los que el euríbor estaba en ascenso, si bien las previsiones apuntaban a una caída que no hubiese tardado mucho en manifestarse. En aquel entonces, el hipotecado y el banco firmaban un contrato a fin de que el usuario se cubriese las espaldas en caso de que los tipos de interés subiesen más de lo previsto. Este producto, no obstante, se vió más complejo de lo que podía parecer en un primer instante, con lo que muchos hipotecados terminaron pagando más de la cuenta. Múltiples sentencias de tribunales tumbaron estos seguros.

Elevar a escritura pública las hipotecas

 Es hacer constar frente a un notario, un determinado hecho o bien derecho. En la escritura de la hipoteca, va a deber aparecer una descripción detallada de la residencia a trasmitir y de su situación registral, esto es, la información que nos indique si el inmueble está o bien no libre de cargas. Estos datos, se piden en una nota simple que el notario solicita al Registro de la Propiedad, y que se anexa a la escritura pública.

Aval a primer requerimiento.

Si bien se utilice más en los contratos de alquiler, ya antes de firmar la compra y venta de una residencia el banco puede pedir al comprador un aval para entregar la hipoteca. Actúa como una garantía de pago independiente a la del contrato hipotecario que han firmado las partes. No es preciso probar el impago a fin de que el banco ejecute este aval.

Certificado de deuda cero.

 Acredita que la deuda hipotecaria contraída con el banco ya se extinguió. Se solicita a la entidad de finanzas y se debe dar en el Registro de la Propiedad, para hacer pública la cancelación. Pese a que registrar este certificado no sea obligatorio, aconsejo hacerlo por el hecho de que puede ser útil, por poner un ejemplo, en el momento de vender la vivienda.

 

Fuente: Ferco