Muebles de segunda mano, mejor comprar usados que nuevos

muebles de segunda mano

La compra de productos de segunda mano, continúa aumentando de forma sostenida desde el comienzo de la crisis económica, y la última subida del I.V.A. hace que su incremento sea aún más pronunciado. Productos que hasta no hace mucho se adquirían nuevos están empezando a venderse utilizados, y los que de forma tradicional han tenido un potente mercado de segunda mano, como los vehículos, han visto acrecentar sus ventas mientras que se cae la adquisición de productos a estrenar.
Hace solo 4 años poner muebles de segunda mano en venta no era frecuente, el día de hoy su venta no para de crecer. Aparte de las tiendas de segunda mano, que abundan por todas y cada una de las ciudades españolas, Internet es la enorme herramienta del comprador y vendedor de ocasiones.

 La segunda mano, no se ha dado en artículos de motor y también inmobiliarios, los artículos tradicionales de este género de portales, sino más bien en el resto de categorías “que suben mucho más”. Hace solo 4 años colocar, por ejemplo, muebles de segunda mano en venta no era frecuente, “hoy su venta no para de crecer”.

Mas comprar productos usados no es fácil, y no todas y cada una de las cosas se pueden conseguir con la misma seguridad. Es primordial conocer a quién compramos, y asegurarnos de que el producto está en el estado que se anuncia y se atiene a la descripción que se ofrece. Teniendo esto en cuenta, y puesto que la subida del I.V.A encarece enormemente los costos de todos y cada uno de los recursos (no los de segunda mano, que entre particulares no tributan Impuesto sobre el Valor Añadido, solo impuesto de transmisiones y desde grandes cantidades, y a nivel comercial), el mercado de recursos utilizados puede ser la solución para muchas familias. Nos comentan en Vacia tu Casa, que si bien prácticamente cualquier cosa puede comprarse de segunda mano, hay productos que son más aconsejables y que, con las debidas precauciones, no dan inconvenientes y ofrecen exactamente la misma, o bien mejor calidad, que exactamente el mismo artículo comprado nuevo.

Bicicletas

Si bien es bien difícil calcular el incremento que ha experimentado el parque corredor en nuestras ciudades, puesto que no hay matriculación de exactamente las mismas, todo apunta a que el incremento ha sido increíble. Ciudades como la capital española, en la que hace solo 6 años era bien difícil ver una bici, se está habituando a marchas forzadas al apogeo del ciclismo urbano (tal vez debido al tremendo incremento del coste del transporte público y la gasolina).
Si bien de forma tradicional la bicicleta de ciudad ha sido, un género de bici que apenas ha tenido recorrido en este país, muchos optan por adquirir bicicletas de carretera de segunda mano para circular por ciudad. Y el mercado de esta clase de bicicletas es enorme. En portales muy especializados, ForoMTB, se pueden hallar buenas bicicletas de carretera (también de viaje o bien de montaña).

Muebles
En nuestro país, los muebles no han sido de manera tradicional recursos que se comprasen usados. La llegada de grandes tiendas, que ofrecen todo tipo de mobiliario a precios bajos, hizo que el mercado de segunda mano de muebles se transformara en algo residual, limitado prácticamente en exclusiva a las antigüedades.
Con la crisis ha subido de forma firme la compra-venta de muebles usados. El fantasma que ha experimentado el mayor incremento ha sido el de los muebles de oficina, dado el cierre de numerosas empresas, que han vendido su material a almacenes que se deshacen de ello a costo de saldo. Bastante gente, en verdad, lleva muebles de oficina a sus casas por esta razón, mas basta echar una ojeada en los portales de anuncios para localizar todo género de bártulos. Eso sin contar el punto limpio y los contenedores de las ciudades.

Turismos y motocicletas 

Los costes han bajado hasta niveles impensables de hace solo unos años. La venta de automóviles utilizados no ha parado de acrecentar desde el principio de la crisis, y todo apunta a que no va a dejar de hacerlo. No es de extrañar, puesto que el ahorro que supone adquirir un turismo de segunda mano, e inclusive uno de kilómetro cero o bien seminuevo, es muy significativo. Teniendo presente que, además de esto, bastante gente se ha deshecho de algún vehículo debido a la crisis, los costos han bajado hasta niveles impensables hace solo unos años. La contrapartida de todo esto la padece la industria del vehículo, que es entre los ámbitos que más está padeciendo la crisis, y el medio ambiente: el porcentaje de automóviles en circulación de más de diez años, que contaminan considerablemente más, podría lograr el cincuenta y cinco por ciento en 2017.