La efectividad de un DISPLAY PUBLICITARIO en una campaña

 

display publicitario

 

 

Actualmente, medir la eficiencia de una campaña con display publicitario es esencial para saber si estamos administrando apropiadamente la estrategia promocional o bien si, por contra, precisamos fortalecer ciertos aspectos de exactamente la misma.

 

 

display publicitario

 

 Display publicitario para una campaña promocional

La construcción de fama de una campaña de comunicación, va dependiendo de la inventiva de la pieza y del número de veces que un espectador ha estado expuesto a esa comunicación. Pese a que la valoración de una pieza creativa es muy subjetiva, sí que podemos medir el número de veces que desde una determinada web se ha impreso un formato promocional a un usuario a lo largo de la campaña digital, y ver de qué manera afecta esta exposición al recuerdo de la marca. Al número de impresiones que recibe un visitante le llamamos impactos.
Debemos tener en consideración que conforme pasa el tiempo, el recuerdo de una pieza creativa va reduciendo, por consiguiente es esencial especificar el periodo de tiempo en que se recoge la información tras el impacto.

Se pueden trabajar estas situaciones, efectuando diferentes tareas:
– Cuantificar el nivel de fama de una campaña display.
– Cuantificar el porcentaje de gente que recuerda la marca y el producto.
– Determinar el mensaje que transmite la campaña y la imagen que edifica.
– Determinar el número de veces que un anuncio debe impactar a un usuario para edificar fama.
– Evaluación de la campaña.

display publicitario

¿Cómo funciona precisamente esta clase de estudios?

La clave no es otra que ser capaces de trackear (proseguir la pista) al usuario que ha sido impactado por la campaña de publicidad. Pondremos un ejemplo: deseamos identificar qué personas han visto un anuncio en formato banner. La metodología que se suele emplear consiste en examinar dos tipos de muestra: el conjunto de personas que han sido impactadas por la publicidad, y el conjunto que no ha visto el banner.
Deseamos saber si hay diferencias entre los 2 perfiles del objetivo en los indicadores que se hayan definido (por servirnos de un ejemplo fama de marca), y por ende las preguntas habrán de ser iguales para poder cotejarlas. En otras palabras, esto nos dejará contestar al interrogante del millón: ¿ha funcionado la estrategia de display?

 

 

Siempre, la colocación de un display publicitario llama la atención del público, pero si deseas que se transforme en una campaña publicitaria puntual, debes estudiar la estrategia con un especialista del sector.

 

display publicitario

Saber si un display dió los resultados esperados

Siguiendo el ejemplo, si advertimos que entre aquellos que han podido ver el display apenas ha mejorado su fama de la marca anunciada con respecto a los que no han visto ningún tipo de estímulo promocional, algo ha fallado en la estrategia. Puede ser debido, a que el display no sea suficientemente atrayente, a que no transmita el mensaje con la suficiente fuerza o bien, simplemente, a que no esté bien situado. Por ello debes siempre acudir a un especialista como https://www.rotulowcost.es/es/display-publicitario.html

Por ende, vamos a trabajar con dos universos bien definidos:

* Panelistas: son el total de personas que son parte de nuestra base de usuarios y a los que podemos mandar encuestas. Todas y cada una aquellas personas que desean dar su opinión y que participan activamente.

* Público objetivo impactado por la campaña: de todos y cada uno de los visitantes que lo han visto.
La gracia de este tipo de estudios, consiste en interconectar esos dos universos, de forma que podamos saber cuáles de nuestros panelistas han visto la publicidad y cuáles no.

En consecuencia, es necesario:

– Identificar a los panelistas sobre los que se ha lanzado la campaña.
– Saber cuántas veces se ha impreso la campaña a estos panelistas.
– Tener identificado si se llama el estímulo con ese display.

display publicitario

¿Cómo se mide el recuerdo del display publicitario?

Como comentábamos al comienzo de este pequeño artículo, el lapso temporal es fundamental en esta clase de estudios, y no podemos olvidarlo en el momento de mandar las invitaciones para contestar la encuesta.
En general, se suelen dejar múltiples días de margen para asegurar la calidad de los encuestados, si bien va a depender del tipo de campaña que se haya efectuado. La pauta que se sigue en un caso así es sencilla: cuantificamos exactamente en qué fecha y hora un usuario ha sido impactado por vez primera, y desde ese instante se cuentan X días ya antes de hacerle conocer la encuesta.

El motivo de este margen de tiempo no es otro que la memoria. Por poquísima atención que le preste, si al poco tiempo de haber visto un display se me pregunta por él, voy a tener una mayor inclinación a recordar su contenido cuando se me muestren algunos estímulos. Esto implica que no vamos a poder cuantificar adecuadamente variables, como la fama espontánea (el recuerdo que tengo de un determinado elemento sin que absolutamente nadie me lo sugiera) de la marca anunciada, puesto que es un indicador que la publicidad suele construir más, de manera lenta y que en consecuencia precisa de más tiempo para ser estudiada.

Posiblemente, entonces te preguntes qué ocurre si un individuo ha vuelto a ver la publicidad en esos X días de margen. ¿De qué forma contabilizamos el total de impactos? Es una cosa que tenemos en cuenta.

Como ves, saber si una campaña display ha sido eficaz no es complicado si se cuenta con información fiable que deje cuantificar las distintas métricas. Captar a los individuos adecuados y supervisar cuántas veces han visto la publicidad, son factores clave para asegurar el éxito de estos estudios.